En consulta nos encontramos a menudo con dolores en la zona lumbar, que tras hacerse una resonancia han llegado con un diagnóstico de disco degenerado, profusión, hernia,… Ahora bien ¿significa eso que mi dolor ya no tiene solución?¿debo operarme?

La respuesta a ambas preguntas es un rotundo NO, en la gran mayoría de los casos el dolor remite y se recupera la movilidad, volviendo a tener nuestra calidad de vida anterior.

A modo de prueba me gustaría mostrar las estadísticas de hallazgos en la resonancia magnética en población sana, que no padece ningún dolor a pesar de los hallazgos:

Degeneración discal: un 91% dela población sana presenta degeneración discal y no siente dolor en ningún momento.
Hernia discal: un 56% de la población tiene hernias discales y lo desconoce, no le producen malestar.
Protrusión discal: un 32% de la población tiene protusiones y realiza su día a día, incluyendo su actividad deportiva sin sentir molestias.

¿Qué nos indica esto? Que el 85-90% de la población que no presenta dolor tiene hallazgos patológicos en la resonancia ¿no te parece un porcentaje muy alto? Esto son buenas noticias para la mayoría de las personas con dolor lumbar ya que esto quiere decir que en la mayoría de las ocasiones el dolor no será la causa de una degeneración discal, una profusión o una hernia, y por lo tanto, las probabilidades de mejora con terapia manual (fisioterapia y osteopatía) y ejercicio son muy altas.

Así que, ya sabes, si tienes alguno de los hallazgos descritos arriba: ¡No te asustes!¡No te rindas! ¡Es muy probable que tu dolor y limitación pueda remediarse con fisioterapia!

Puede que también te guste…

¿Qué es una protrusión discal?
Los antiinflamatorios perjudiciales en las tendinitis