Jesé Rodríguez se rompió ayer el ligamento cruzado anterior. A los pocos minutos de empezar el partido, tras una entrada en la banda, Jesé sufría una lesión que podría causarle la baja durante 6 meses, pero… ¿cuál es el mecanismo de lesión del ligamento cruzado anterior (LCA)? ¿cómo se recupera? 

Antes de nada unas palabras para explicar dónde se encuentra el ligamento cruzado anterior y cuál es su función. El LCA se encuentra en el medio de la articulación de la rodilla y conecta la tibia con el fémur. Estabiliza la rodilla al evitar que el fémur pueda desplazarse en exceso hacia adelante causando episodios de inestabilidad en la rodilla.

La mayoría de las roturas del Ligamento Cruzado Anterior se producen por el apoyo sobre un sólo pie en caídas o saltos con la pierna adelantada, rodilla semi-flexionada y en valgo (rodilla hacia adentro, pie hacia afuera), y con pie en rotación externa. Cuando esto ocurre, el muslo con su potente musculatura rota hacia interno y al no seguirle el pie que está en rotación externa, se rompe el LCA en su parte alta. Sin embargo, hay un porcentaje de lesiones que se producen por traumatismo directo sobre la rodilla, como le ocurrió a Jesé al sufrir la entrada: un impacto en la cara lateral de la rodilla mientras el pie está apoyado en el suelo fuerza el valgo y la hiperextensión de la misma, causando la ruptura del ligamento. 

Cuando nos rompemos el ligamento cruzado anterior la sensación es de un crujido interno y una incapacidad temporal, con cierta inestabilidad al caminar (mayor o menor según el grado de la lesión).

El diagnostico se realiza con una Resonancia Magnética, donde se encontrará la rotura de LCA y también nos informara del estado de los meniscos y cartílago, ya que en numerosas ocasiones se lesionan juntos.

A la hora de planificar el tratamiento en las lesiones del LCA debemos tener en cuenta el tipo de paciente que tenemos que tratar, su actividad deportiva, sus requerimientos, y la clínica que presenta, ya que en muchos casos la intervención quirúrgica no es la mejor opción de tratamiento.

Cuando está indicada la cirugía, la intervención quirúrgica se realiza mediante artroscopia (introduciendo una microcámara y un instrumental especial a través de pequeñas incisuras en el lateral de la rodilla). Se sustituye el ligamento cruzado afectado por un tendón, que puede ser del propio paciente (originario de la zona lateral interna (pata de ganso) o del tendón rotuliano), con el tiempo este tendón realizará la función del ligamento desgarrado, estabilizando la articulación.

En deportistas profesionales la operación normalmente es temprana para intentar la reincorporación al deporte lo antes posible, pero lo que suelen recomendar los médicos es esperar a que pasen los signos inflamatorios importantes y realizar una rehabilitación preoperatoria que fortalezca la musculatura estabilizadora de la rodilla y que facilite una mejor recuperación tras la operación  

Una vez realizada la reparación del LCA con éxito, el paciente permanece 24 horas ingresado en el centro hospitalario para posteriormente empezar un exhaustivo tratamiento rehabilitador que le permitirá realizar actividades deportivas intensas aproximadamente a los 6 meses de la operación.

Me gustaría resaltar que actualmente es imposible curar un LCA roto, suplimos su falta con un tendón, pero tenemos que tener en cuenta que no son iguales, el ligamento original controla mejor la amplitud de movimiento y se comunica con el sistema nervioso, el tendón insertado no se comunica con nuestro sistema nervioso por lo que la propiocepción de nuestra rodilla (la información que recibe el sistema nervioso para responder a cambios rápidos de movimiento) se encuentra en desventaja respecto a antes de la operación, además la inserción ósea de los extremos del tendón no será la original.

Puede que te interese:

http://www.h2u.es/nuevo-ligamento-descubierto-en-la-rodilla/