Un calambre es una contracción involuntaria de un músculo, que generalmente se produce por un desequilibrio en la concentración de minerales en nuestro cuerpo. La célula muscular requiere de un equilibrio muy delicado para regular la contracción – relajación, cuando ese equilibrio se altera la célula es incapaz de volver al estado de relajación y se produce la sensación que conocemos como calambre

Los factores que pueden predisponer a esta alteración pérdida de minerales son:

  • Mala hidratación

  • Pérdida de minerales por la sudoración durante el ejercicio

  • Poco descanso o sueño no reparador

  • Consumo de alcohol o cafeína

  • Consumo de diuréticos

Los calambres suelen ocurrir en músculos ya sobrecargados o cansados por el ejercicio o posturas mantenidas (por ejemplo llevar tacones todo el día).

¿Cómo los evitamos?

Lo principal es asegurarse el aporte de minerales necesarios, las principales fuentes de minerales son las frutas y verduras (plátanos, coco,…) pero si los calambres te ocurren tras el ejercicio lo recomendable es tomar bebidas isotónicas.

¿Qué hacer si sufres un calambre?

En un primer instante lo recomendable es estirar el músculo muy suavemente, manteniéndolo un tiempo hasta que la sensación de dolor se pase, y a continuación asegurarnos de que nuestra dieta contiene todos los minerales necesarios.

Si tu dieta es correcta y aun así sufres calambre asiduamente consulta con tu médico para buscar otras causas de desequilibrio que puedan tener un origen patológico.