Siempre se dice que somos lo que comemos, pero muchas veces no relacionamos directamente nuestros dolores articulares y musculares con aquello que comemos todo los días. Por ello, desde hace tiempo quería hablar un poco de cómo nos afecta la nutrición a nuestro movimiento, cómo nos influyen ciertas comidas o ciertos hábitos, así que de vez en cuando voy a ir publicando algunos tips o curiosidades para intentar explicar por qué, además de hacer ejercicio e ir al fisioterapeuta, debemos llevar una dieta equilibrada, y ser conscientes de lo que comemos, de cómo lo cocinamos… etc. Porque nuestro bienestar depende de que tengamos un estilo de vida saludable en todos los aspectos. La buena nutrición también contribuye a que nos movamos mejor.

Para empezar con este proyecto hoy os voy a dejar un par de curiosidades sobre 2 alimentos cotidianos que nos ayudan a prevenir la artritis: La Naranja y el Brócoli

¿Sabías que el 1 vaso de zumo de naranja al día puede protegerte contra la artritis? Además de su ya conocido contenido en vitamina C, que nos aporta un gran valor antiinflamatorio, la naranja tiene un buen aporte en carotenoides, la carencia de carotenoides se ha relacionado directamente con una mayor probabilidad de artritis.

Si a nuestro zumo le sumamos un poco de brócoli en alguna comida, este efecto preventivo se multiplica, ya que el brócoli, demás de tener también una buena cantidad de vitamina C, presenta un compuesto llamado sulforano que también es protector frente a la artritis.

Nota: No olvides que la atritis es una enfermedad autoinmune, si tienes dudas sobre si la presentas consulta a tu médico para realizar un estudio completo.