Comienza el buen tiempo, empezamos a querer salir de casa, dejar atrás el sofá y la mantita, bueno, pues para todos aquellos que os estáis animando a empezar con el running o para aquellos que lleváis corriendo un tiempo pero no habéis prestado muchas atención a vuestra respiración, hoy os dejamos unos comentarios sobre la influencia de la respiración en la prevención de lesiones del corredor. 

Os estaréis preguntando qué influencia tiene, ¿qué tiene qué ver cómo respire con que tenga una fascitis plantar? La mayoría de nosotros no prestamos atención a nuestra respiración y los pocos que corren manteniendo un ritmo respiratorio consciente lo suelen hacer sin prestar antención a la cadencia de paso, es importante relacionar nuestra respiración con la cadencia de paso.

El momento de mayor impacto en la carrera cuando el inicio del contacto del pie con el suelo coincide con el momento en que empezamos a echar el aire. Esto quiere decir que si tu comienzas a exhalar (echar el aire) cada vez que tu pie izquierdo hace contacto con el suelo, tu lado izquierdo del cuerpo sufrirá mucho más estrés en la carrera que el lado derecho

Hmmmm, esto empieza a sonarte ¿verdad? ahora entiendes por qué tiendes a tener más cargado el gemelo izquierdo, ah! ¿y esa lesión recurrente que tienes en la cadera? ¿podría estar todo relacionado?

Cuando el pie golpea el suelo durante la carrera, la fuerza que impacta sobre él es 2-3 veces nuestro peso y esta fuerza es aún mayor si el momento en que golpeamos el suelo coincide con cuando comenzamos la exhalación.  

¿por qué influye la respiración en el impacto que recibimos? 

La respuesta está en el core, sí ese conjunto de músculos abdominales y pélvicos de los que no paramos de oir hablar últimamente, pero es que de verdad son músculos muy importantes, su contracción realiza un verdadero trabajo de amortiguación, el problema es que cuando exhalamos el diafragma y los músculos del core asociados al diafragma se relajan, por lo que nuestra estabilidad y amortiguación diminuyen, lo que sumado al impacto que recibimos crea un momento de gran estrés en ese lado del cuerpo, caldo de cultivo perfecto para lesionarte…

Asi  que si es un solo lado del cuerpo el que absorbe el mayor impacto de la carrera éste lado se irá cargando y haciéndose más propenso a las lesiones…

Cuando controlamos nuestra respiración, coordinándola con nuestra cadencia podemos modificarla y crear un patrón impar, por ejemplo: respiramos durante 2 zancadas espiramos durante una zancada, de tal manera que el momento de espiración irá cambiando de un pie a otro, cada vez que eches el aire coincidirá con un pie diferente, alternando, los que hará que el estrés de correr se comparta de manera equitativa por ambos lados, proporcionando un descanso a los dos y disminuyendo el riesgo de lesionarte. 

Además, el seguir un patrón respiratorio te ayuda a concentrarte, a mantenerte focalizado y conseguir tus objetivos, el control de la respiración tiene una gran historia y un papel muy amplio, pero de eso ya os hablaremos en otro post…

Si ves que te cuesta conseguir ese patrón respiratorio no dudes en consultar con tu fisioterapeuta o entrenador personal que analizará en qué punto está el fallo y te ayudará a mejorar tu técnica de carrera y prevenir lesiones.

Otros artículos que te pueden interesar:

Para saber más sobre el core y cómo realiza su función de amortiguación:  http://www.h2u.es/por-que-los-ejercicios-abdominales-mejoran-el-dolor-de-espalda/

Para mantenerte bien hidratado mientras corres:   http://www.h2u.es/hidratacion-deportiva-cuando-debo-beber-agua/